Mala Actitud Laboral. Como Afecta A Usted Y A Su Equipo De Trabajo.

Una de las principales razones por las que no se les dan puestos de trabajo a los ex-delincuentes es la mala actitud laboral. La mayoría de los empleadores simplemente etiqueta esto como una ‘actitud’ y agrupa en esta categoría a todos los ex-delincuentes que busquen empleo. El problema es que no todos los ex-delincuentes que buscan puestos de trabajo tienen esa mala actitud, y deben demostrarlo durante la primera reunión, la primera entrevista, o el primer día de trabajo. Tal ves usted no sea una mala persona, pero con estas actitudes que mencionamos a continuación le daría a su nuevo jefe o supervisor  una mala idea de su persona y por tanto las razones suficientes para despedirlo.

Reflejar una mala actitud laboral

Hay muchas maneras de mostrar una mala actitud en el trabajo. Los empleadores de los ex-delincuentes están siempre rastreando cualquiera de los siguientes signos para despedirlos.

  • El uso de peinados, joyas y prendas de vestir que no son apropiados para el empleo o entorno.
  • Dar siempre excusas para no hacer el trabajo o por no llegar a tiempo.
  • No estar dispuestos a trabajar horas extras cuando sea necesario.
  • Tratar a los otros empleados o al empleador con falta de respeto.
  • El uso de malas palabras
  • Hablar despectivamente o con odio
  • No mantenerse ocupados
  • Hablar mal del empleador, de los otros empleados, de los clientes, o de la empresa
  • Ser hoscos o inconfortables
  • Falta de voluntad para aprender nuevas tareas o métodos
  • Quejarse frecuentemente

Hay muchas formas de que los empleadores vean la mala actitud en el trabajo de los ex-delincuentes. Aquí hay algunas ideas.

  • Pregunte sobre el código de vestimenta y esté razonablemente dispuesto a seguir las directrices generales del trabajo
  • Antes de pensar en una excusa, piense en cinco razones para no tener una excusa
  • Las horas extras pueden no ser constantes. Si lo son entonces usted tiene la posibilidad de negociar un aumento de sueldo.
  • Piense en la forma de hablar que usted usaría con su abuela, un cura o su padre, y mantenga ese lenguaje para el uso público
  • Piense en cómo trataría a sus padres, o a alguien que usted respete, y haga un intento de tratar a los demás con esta misma actitud
  • Manténgase en movimiento y véase motivado en el trabajo para no parecer perezoso
  • Aprenda nuevas formas de hacer las cosas para que sea más capaz de manejar los nuevos desafíos a medida que llegan
  • Si usted se queja constantemente, reflexiónelo bien y a continuación busque otro empleo
  • Trate a los colegas con decencia y respeto; si ellos no pueden tratarlo igual, considérese a usted mismo en un nivel por encima de esto y manténgase alejado de la situación.

Si bien es cierto que las malas actitudes en el trabajo no siempre son mostradas por los ex-delincuentes, los puestos ocupados por los ex-delincuentes son los que más a menudo se vigilan con recelo. Su principal objetivo como un ex-delincuente con un nuevo empleo es mostrarle al empleador su destreza y habilidad, y no formar parte del estereotipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *